Preguntas Más Frecuentes: Recientes Tiroteos en Salinas

Publicado por primera vez el 25 de mayo de 2014. Actualizado el 10 de julio de 2015, 9:41 pm. (For English version, click here.)

En 2014, hubo cuatro tiroteos con intervención policial en Salinas, cuando el promedio es de uno por año. Muchas personas tienen preguntas acerca de los tiroteos y haremos todo lo posible para responderlas aquí basándonos en lo que sabemos hasta ahora. Tenga en cuenta que, mientras la investigación avanza, no podemos especular sobre las conclusiones, pero sí podemos ofrecer información basada en las pruebas con las que contamos y en las políticas policiales. Los cuatro tiroteos a los que nos referiremos aquí son los de Ángel Ruiz, del 20 de marzo de 2014; Osmar Hernández (cuyo nombre fue denunciado inicialmente como “Osman Hernández”), del 9 de mayo de 2014; Carlos Mejía, del 20 de mayo de 2014; y Frank Alvarado, del 10 de julio de 2014.

Estaremos agregando y actualizando las preguntas y respuestas, por lo cual le pedimos que vuelva a visitar esta página si todavía no encuentra lo que está buscando; o si tiene alguna sugerencia, por favor póngase en contacto con nosotros.

¿Cuál es el estado actual de las investigaciones de los tiroteos?

El departamento de policía ha finalizado sus investigaciones de Asuntos Internos relativas a los tiroteos de los Sres. Ruiz, Hernández y Mejía. La investigación del tiroteo del Sr. Alvarado fue realizada por el Fiscal de Distrito del Condado de Monterey, a instancias del jefe de policía Kelly McMillin debido a las limitaciones de recursos de la policía. El Fiscal de Distrito del Condado de Monterey ha revisado las investigaciones de los tiroteos de Ruiz y Hernández, y llegó a la conclusión de que los tiroteos estuvieron justificados legalmente y concluyó asimismo – a través de sus propias investigaciones – que el tiroteo de Alvarado también estuvo justificado legamente. La revisión del Fiscal de Distrito de la investigación del tiroteo de Mejía se encuentra pendiente todavía. Tenga a bien leer los detalles respectivos más abajo.

Para las investigaciones de los tiroteos de Osmar Hernández y Carlos Mejía, el jefe de policía Kelly McMillin solicitó asimismo dos revisiones adicionales: una por parte del FBI y otra por parte de la División de Derechos Civiles del Departamento de Justicia de los Estados Unidos. Esto es porque que él quiere brindar garantías adicionales de que las investigaciones fueron imparciales.

¿Por qué pidió la Policía de Salinas al Fiscal de Distrito del Condado de Monterey que se encargara de la investigación del tiroteo de Frank Alvarado, en cual estuvo involucrado un oficial de la policía?

Para obtener las mejores respuestas lo antes posible. Normalmente, el departamento de policía investiga los tiroteos en los que intervienen los oficiales y luego la oficina del Fiscal de Distrito revisa la investigación. Sin embargo, la policía estaba ocupada con otras investigaciones, ya que esa resultó ser la época más intensa del año. Por lo tanto, para evitar demoras, el jefe de policía Kelly McMillin le solicitó al Fiscal de Distrito que se encargara de la investigación desde el comienzo.

¿Por qué concluyó el Fiscal de Distrito que el tiroteo de Ángel Ruiz estuvo justificado?

En primer lugar, queremos resaltar que, sea que esté justificada o no, una muerte es siempre una pérdida irreparable. Como el jefe McMillin destacó en su respuesta  a la revisión del Fiscal de Distrito, “estoy satisfecho con los resultados de las conclusiones del Fiscal de Distrito. Sin embargo, esto no quita que el acontecimiento en su totalidad haya sido una tragedia. Nos solidarizamos con los familiares”.

Conforme a las leyes del estado, el factor clave a la hora de juzgar un oficial involucrado en un tiroteo es la amenaza: es decir, si el oficial “considera fundadamente que el uso inmediato de la fuerza letal es necesario para defenderse de un peligro inminente de lesión física importante o muerte” del oficial o de terceros, según lo expresado por el DA.

A continuación, exponemos fragmentos del comunicado del DA:

·      [Ángel] Ruiz cometió múltiples asaltos violentos a mano armada en los meses anteriores al 20 de marzo de 2014.

·      Según la hija de Ruiz, en el mes anterior al tiroteo, Ruiz intentó suicidarse dos veces.

·      Durante dos conversaciones telefónicas el 20 de marzo de 2014, Ruiz le manifestó a su hija que él sabía que iba a morir, se despidió de ella, y dijo que nunca más volvería a prisión.

·      El 20 de marzo de 2014, Ruiz le envió un mensaje de texto a su esposa para decirle que iba a saltar de un precipicio. 

·      Ruiz escribió una nota de suicidio el 20 de marzo de 2014.

·      El 20 de marzo de 2014, a las 6:18 pm aproximadamente, Ruiz cometió un asalto violento en un local de Jack in the Box, durante el cual le puso el arma a la víctima en la boca.

·      El 20 de marzo de 2014, a las 9:50 pm aproximadamente, Ruiz apuntó su arma a un empleado del restaurante Wingstop.

·      El restaurante Wingstop estaba muy concurrido en el momento en cual se entró en contacto con la policía para arrestarlo.

·      Ruiz se negó a cumplir con las numerosas órdenes de los oficiales de policía.

·      Ruiz sacó un arma de fuego, que después se determinó que era una réplica, en lugar de levantar las manos tal como se le ordenó, y recibió un disparo.

·       Los testigos civiles del hecho corroboraron las declaraciones del oficial de policía.

·      Los resultados de las pruebas toxicológicas demostraron que Ruiz registraba un nivel de alcohol en sangre de 0,15 así como niveles potencialmente tóxicos de fármacos recetados para trastornos psiquiátricos.

La investigación reveló que los oficiales actuaron bajo la creencia fundada de que Ángel Ruiz representaba una amenaza mortal inminente cuando los oficiales le dispararon en defensa propia y en defensa de terceros. Dentro de una distancia cercana, él ignoró las órdenes de los oficiales y les apuntó con lo que parecía ser un arma de fuego semiautomática… El hecho de que Ángel Ruiz estaba portando una réplica de un arma de fuego en lugar de una real no importa, siempre y cuando la persona que alegue defensa propia haya tenido la creencia real y fundada de que el arma era real. Todos los oficiales pensaron que el arma era real y la investigación no reveló pruebas en contrario. En resumen, todo parece demostrar que Ángel Ruiz decidió suicidarse ese día y optó por utilizar a la policía como instrumento de su muerte. Lamentablemente, su plan prosperó.

El comunicado de prensa completo del DA puede descargarse aquí.

¿Por qué concluyó el Fiscal de Distrito que el tiroteo de Frank Alvarado, Jr. estuvo justificado?

A continuación, se exponen fragmentos del comunicado de prensa del Fiscal de Distrito, que puede descargarse aquí:

·      Según la madre del Sr. Alvarado, el Sr. Alvarado dijo que él no iba a volver a prisión y que los oficiales tendrían que matarlo antes de volver a la cárcel.

·      Alvarado prendió fuego el sofá y las cortinas de su familia con una antorcha y agredió físicamente a un familiar apenas antes del tiroteo. El departamento de policía de Salinas respondió.

·      El Sr. Alvarado escapó corriendo de la policía con las manos en la cintura. Un oficial denunció a la operadora de la policía que él podría estar en posesión de un arma.

·      Cuando los oficiales ordenaron al Sr. Alvarado que saliera con sus manos en alto, el Sr. Alvarado se desplazó hacia arriba y hacia abajo detrás de un vehículo de manera furtiva, manteniendo en todo momento los brazos y las manos en posición de disparo, lo cual coincide con la posesión de un arma de fuego.

·      El Sr. Alvarado se negó a cumplir con las numerosas órdenes de los oficiales.

·      Cuando los oficiales siguieron ordenándole al Sr. Alvarado que se rindiera con las manos en alto, el Sr. Alvarado provocó a los oficiales gritando “Let’s do this fuckers” (“hagamos esto, hijos de puta”) y comenzó a correr a gran velocidad hacia los oficiales con los brazos extendidos como si estuviera apuntando un arma. El Sr. Alvarado se acercó a una distancia de aproximadamente 12 pies del sargento Johnson antes de detenerse. Todos los oficiales creyeron que el Sr. Alvarado estaba en posesión de un arma. El tiroteo se suscitó aproximadamente una hora antes del amanecer.

·      Los resultados de las pruebas toxicológicas determinaron que el Sr. Alvarado estaba bajo la influencia de metanfetaminas, anfetaminas y ácido gamma-hidroxibutírico (droga de violación) al momento del delito.

Conforme a las leyes del estado y a las leyes federales, cualquier persona, incluso un oficial de la policía, está autorizada a recurrir a la fuerza letal para defenderse a sí misma o a terceros si la persona en cuestión considera fundadamente que es necesario el uso inmediato de la fuerza letal para defenderse ante un peligro inmediato de lesión física importante o muerte. No es necesario que el peligro haya existido en realidad, siempre y cuando la persona hubiera creído fundadamente que el peligro existió. Asimismo, la persona que actúa en defensa propia o en defensa de terceros no tiene la obligación de retroceder. La persona en cuestión está facultada para defenderse e incluso, y si es algo razonable, para perseguir a un agresor hasta que haya desaparecido el peligro de muerte o lesión física. Esto se aplica incluso si se podrían haber logrado condiciones de seguridad retrocediendo.

La investigación reveló que los oficiales reaccionaron con la creencia fundada de que Frank Alvarado representó una amenaza mortal inminente cuando los oficiales le dispararon en defensa propia y en defensa de terceros. Él se les echó encima a los oficiales y simuló intencionalmente un ataque con arma de fuego mientras apuntaba con los brazos extendido a los oficiales y gritando “Let’s do this fuckers” de manera provocadora. Incluso antes de que California se convirtiera en estado en 1850, las leyes sobre defensa propia y defensa de terceros nunca exigieron una amenaza real. El hecho de que Frank Alvarado tenía un teléfono celular en lugar de un arma de fuego no importa, siempre y cuando la persona que alega defensa propia haya tenido la creencia real y fundada de que el objeto era un arma mortal. Los oficiales creyeron de manera unánime que el teléfono celular era un arma mortal. La investigación posterior no reveló prueba alguna que indicara que su creencia era infundada antes del tiroteo o durante éste. Las palabras y los actos del Sr. Alvarado fundamentaron lo que los oficiales creyeron. En resumen, parece ser que Frank Alvarado, como en muchas otras situaciones similares, mientras se encontraba bajo la influencia de metanfetaminas y otras drogas ilegales, se suicidó a manos de la policía, lo cual afectó tanto a su familia como a los oficiales implicados. Él optó por obligar a la policía a matarlo en lugar de volver a prisión.

¿Por qué concluyó el Fiscal de Distrito que el tiroteo de Osmar Hernández estuvo justificado?

A continuación, se presentan fragmentos del comunicado de prensa del Fiscal de Distrito, que puede descargarse aquí. Se puede descargar la respuesta del jefe McMillin a las conclusiones del Fiscal de Distrito aquí.

·      El Sr. Hernández estaba excesivamente alcoholizado (con un nivel de alcohol en sangre de 0,25), después de haber consumido alcohol a una cantidad que triplicaba el nivel legal para conducir una motocicleta.

·      El Sr. Hernández tuvo una conducta extremadamente agresiva; amenazó con matar a un hombre en un bar y estaba portando un cuchillo de 9 pulgadas y medio. El camarero le quitó el cuchillo, pero luego se lo terminó devolviendo.

·      Él amenazó a varios civiles que estaban afuera del bar, por lo cual se hicieron múltiples llamadas al 911.

·      Él empezó a gritar y a actuar de manera errática e impredecible. Transformó una tarde normal de viernes en la que muchos ciudadanos inocentes estaban de compras en un entorno caótico, aterrador y con amenazas de muerte. Una madre y sus hijos huyeron del Sr. Hernández por temor y se escondieron en una tienda mientras el Sr. Hernández los perseguía.

·      Había civiles inocentes muy cerca de lugar del hecho. Cualquiera de ellos podría haber sufrido lesiones si los oficiales no hubieran actuado de manera rápida y decisiva.

·      El Sr. Hernández se rehusó varias veces a cumplir con las órdenes de los policías.

·      Ignorando sus órdenes, el Sr. Hernández dio tres pasos hacia un oficial y se le efectuó un disparo con la pistola Taser, que no tuvo efecto alguno, por lo cual el oficial se vio obligado a utilizar dicha pistola una segunda vez.

·      Otro oficial intentó utilizar una fuerza menor a la letal para reducir al Sr. Hernández, utilizando la pistola Taser por tercera vez. Esto no incapacitó al Sr. Hernández ni lo hizo cumplir con las órdenes legítimas de los oficiales.

·      El Sr. Hernández se podría haber rendido en cualquier momento y haber puesto fin a la crisis. Al contrario, el Sr. Hernández se negó categóricamente y siguió empeorando de manera impredecible el encuentro.

·      El Sr. Hernández le tiró un beso a un oficial canino, diciendo “por favor, perdóname”.

·      Aun negándose a someterse a la autoridad legítima, cuando se le ordenó que se acostara boca abajo y colocara las manos detrás de la cabeza, el Sr. Hernández sacó un cuchillo de su cinturón.

·      Cuando el Sr. Hernández sacó el cuchillo, un oficial, que estaba expuesto a una agresión ya que solo tenía una pistola Taser vacía, estaba parado al lado del Sr. Hernández dentro de una distancia que lo exponía a sufrir un ataque y por lo tanto estaba bajo el peligro inminente de padecer una lesión física importante.

·      Los oficiales que dispararon tomaron una decisión instantánea, ya que temieron por la seguridad del otro oficial y por su propia seguridad. La mayoría de los cálculos indicaron que los oficiales estaban a unos dos pies del Sr. Hernández cuándo él sacó el cuchillo.

Conforme a las leyes de California, los oficiales no estuvieron bajo la obligación de retroceder. Al contrario, tenían permitido defenderse. Tenían el deber de protegerse a sí mismos, a sus compañeros y al público en general.

Hernández estaba a una distancia lo suficientemente próxima como para atacar con el cuchillo a un oficial. Ante todos estos hechos, incluido el hecho de que Hernández sacó un cuchillo mientras desobedecía las órdenes, se puede concluir que él actuó de manera intransigente e imprudente y sus actos fueron impredecibles e irracionales. Estaba armado, representaba un peligro, estaba muy cerca de los oficiales y sacó un cuchillo. Las leyes exigen que la situación sea evaluada por un oficial razonable en el lugar del hecho y no de manera retrospectiva.

Nuevamente, el objetivo de esta revisión no es prestar asesoramiento respecto de las mejores prácticas para la policía en el terreno, sino determinar si son necesarias las pruebas más allá de toda duda razonable para sustentar una convicción. A la luz de estos hechos, se puede decir que no.

La investigación reveló que los oficiales reaccionaron con la creencia fundada de que Osmar Hernández representaba una amenaza mortal cuando los oficiales le dispararon en defensa propia y en defensa de terceros.

Las palabras y los actos del Sr. Hernández hicieron que la creencia de los oficiales fuera fundada.

Todas las personas a las que la policía disparó fueron latinos. ¿Está la policía apuntando a los latinos?

Por supuesto que no. Pero entendemos y reconocemos las emociones que esta pregunta encierra.

El Departamento de Policía de Salinas ha seguido siempre políticas estrictas contra cualquier forma de injusticia social. Pero como comunidad, Salinas, al igual que gran parte de los Estados Unidos de América, tiene una historia dolorosa de discriminación contra las minorías. En nuestro caso, son los latinos los que han sufrido con mayor frecuencia.

Como comunidad, todavía estamos recuperándonos de esa historia, y el proceso no ha terminado.

Pero es un principio fundamental del Departamento de Policía de Salinas que se debe tratar a todos, sin importar su origen, con justicia y respeto. Cualquier oficial de la policía que vulnere este principio está sujeto a las sanciones más estrictas. Si usted se pregunta por qué debe creer eso, tenga a bien consultar la sección "¿Por qué debería creerles a ustedes?" más abajo.

¿Por qué la policía disparó a tantas personas?

Los cuatro tiroteos efectuados por oficiales de policía el año pasado fueron muy inusuales – en los últimos años, el promedio de Salinas ha sido de un tiroteo con intervención de un oficial por año – en comparación con los miles de arrestos y las decenas de miles de contactos entre la policía y el público.

Se están investigando muy a fondo todos los tiroteos. Cuando las cosas suceden en un grupo como éste, se tiende a pensar que estos acontecimientos deben estar relacionados. Por ejemplo, cuando se piensa que "de repente, la policía está disparando a más personas". Pero las combinaciones aleatorias de acontecimientos son habituales y no hay prueba alguna de que estos tiroteos estén relacionados.

Si los disparos no están relacionados, ¿por qué todos implicaron latinos?

En Salinas, el 77% de la población es latina. Eso significa que, en igualdad de condiciones, casi 8 de cada 10 personas de la pequeña cantidad de habitantes que cometen delitos violentos probablemente sean latinos – sólo porque casi 8 de cada 10 de las personas que hacen todo en Salinas son latinos. Eso incluye todas las cosas buenas, que son mucho más habituales.

En realidad, más de 9 de 10 personas de la pequeña cantidad de habitantes que cometen delitos violentos son latinos – pero no porque sean latinos, por supuesto. Hay muchísimos estudios de investigación que demuestran que los delitos violentos se cometen con mayores probabilidades en los barrios marginados, es decir, barrios que padecen la pobreza, falta de servicios y falta de oportunidades. En Salinas, lo más probable es que dichos barrios sean latinos. En otros lugares, son otros los grupos que viven en barrios marginados, y esos barrios también tienen mayores estadísticas de delincuencia.

En resumen, lo que observamos en Salinas es que cuando la policía entra en contacto con una persona violenta, es probable que esa persona sea latina, pero eso es debido a que (a) lo más probable es que todos sean latinos, y a que (b) los delitos violentos son más común en los barrios desatendidos.

Leí un artículo que dice que la policía de Salinas es culpable del “asesinato de personas inocentes” que no tenían armas. ¿Qué tienen para decir al respecto?

Un artículo de AntiMedia.org compartido ampliamente reinterpreta de manera radical un artículo responsablemente redactado por ktvu.org. Esperamos que ustedes lean nuestras correcciones y que comparen el artículo de AntiMedia con el artículo de ktvu.org que ellos reinterpretaron. Y si usted compartió el artículo de AntiMedia, esperamos que usted también comparta las correcciones.

¿Por qué la policía disparó a Carlos Mejía (el hombre con las tijeras visto en un video de teléfono celular) cuando se estaba alejando de los oficiales?

Los oficiales no dispararon cuando se alejaba. Cuando se reduce la velocidad de reproducción del video y se hace zoom, se observa que los oficiales no le dispararon al Sr. Mejía cuando él se alejaba, sino que le dispararon cuando se dio vuelta y los atacó con las tijeras. Una cámara de video de vigilancia agrega más contexto, así como una llamada al 911 de una mujer que dijo que el señor Mejía estaba tratando de ingresar por la fuerza a su casa y atacarla.

El jefe de policía Kelly McMillin les mostró a los periodistas los videos y el audio en una conferencia de prensa el 22 de mayo de 2014 (inglés):

¿Por qué la policía no utilizó la pistola Taser con el Sr. Mejía?

La policía sí intentó utilizarla, dos veces. El primer oficial disparó su pistola Taser, pero esta no funcionó. A continuación, el segundo oficial disparó la suya, pero uno de sus contactos impactó en un poste de teléfono, lo que impidió que surtiera efecto.

¿Por qué no le dispararon en el brazo o en la pierna?

Aunque eso lo vemos en la televisión y en las películas, no es lo que la policía está entrenada a hacer. Cuando una persona armada ataca, la prioridad principal de la policía es la de detener la amenaza a la seguridad pública lo más rápido posible. Hay muchos casos de civiles y policías gravemente heridos o muertos por personas armadas y violentas que han sido heridas. Así que la policía está entrenada para usar la fuerza suficiente para detener la amenaza de inmediato.

¿Por qué le dispararon más de una vez?

Una vez que alguien ataca, la policía está entrenada para detener la amenaza, tanto contra ellos mismos como contra el público. No podemos en este momento saber exactamente cuál fue el criterio de los oficiales, pero es común que los oficiales disparen varias veces para detener una amenaza.

¿Por qué se acercaron lo suficiente para que él los atacara?

Para detener a una persona violenta con un arma, la policía tiene que someter a dicha persona a control físico, por lo general esposándole las manos. Comienzan por ordenarle a la persona que suelte el arma y que se rinda, y luego necesitan controlar a la persona lo más pronto posible para prevenir daños al público.

¿Por qué los policías dejaron el cuerpo del Sr. Mejía al descubierto?

La policía nunca cubre un cuerpo antes de que lleguen los investigadores, porque eso causaría que se contaminen las pruebas. En lugar de ello, por respeto a los muertos y en consideración de los espectadores, colocan una barrera visual. Eso es lo que la policía hizo en este caso.

¿Cuál es la política del departamento de policía sobre el uso de la fuerza?

Por favor, haga clic aquí para obtener un PDF de nuestro documento sobre la política de uso de la fuerza (en inglés).

¿Por qué los policías colocaron cámaras de seguridad cerca de la escena del tiroteo del Sr. Mejía?

Los testigos del incidente han informado que fueron amenazados e intimidados. Las cámaras están allí temporalmente para ayudar con la investigación de amenazas e intimidación y para ayudar a proteger a los testigos.

¿Por qué se sacaron las cámaras?

Dos de las cámaras dejaron de funcionar (lo cual es habitual, ya que tenemos pocas, y son bastante antiguas), y la tercera cámara era necesaria en otro lugar.

¿Por qué debería creerles a ustedes?

Estamos dispuestos a responder por nuestras acciones, no sólo por nuestras palabras. Estas son algunas de nuestras acciones:

Después de los tiroteos recientes

  • Sabemos que algunas personas no confían en "los policías que investigan a los policías". Consideramos que si esas personas pudieran ver lo estrictas, exhaustivas e imparciales que son las investigaciones internas, cambiarían de opinión. Pero debido al nivel de preocupación que existe en este momento, el jefe McMillin ha pedido un total de tres revisiones independientes de investigaciones del departamento de policía. Además de la revisión estándar llevada a cabo por el Fiscal de Distrito del Condado de Monterey, el jefe McMillin ha solicitado una revisión adicional por parte del FBI y una tercera por parte de la División de Derechos Civiles del Departamento de Justicia de los Estados Unidos de América.

Otras acciones

  • La Policía de Salinas y la Ciudad de Salinas son reconocidas a nivel nacional como líderes en la reducción de la delincuencia a través de una estrategia basada en la comunidad que abarca los servicios de prevención, intervención y reintegración a la sociedad, que trabajan para reducir la necesidad de la fuerza pública. La ciudad de Salinas fue invitada como miembro fundador del Foro Nacional del Presidente sobre la Prevención de la Violencia Juvenil, que se concentra en las soluciones basadas en la comunidad al problema del delito y en el reconocimiento de que "no se puede recurrir a los arrestos para salir del problema".
  • Salinas es el organismo líder en la Alianza Comunitaria para la Seguridad y la Paz (CASP), que reúne a grupos de la comunidad, servicios sociales, la comunidad religiosa, gobiernos locales y a los organismos de la fuerza pública en torno a la estrategia prevención-intervención-fuerza pública-reintegración (PIER, por sus siglas en inglés). A pesar de que Salinas sufre una acuciante falta de recursos, dedica un miembro del personal de tiempo completo a la función de director de la alianza CASP y le brinda todo el apoyo posible. El Departamento de Policía también sufre la falta de recursos y tiene muy pocos empleados, pero ha designado dos “oficiales CASP” de tiempo completo para que actúen en el barrio Hebbron Heights de Alisal. Estos funcionarios, que han sido reconocidos a nivel nacional por su trabajo, realizan muy pocos arrestos, y dedican casi todo su tiempo a ayudar a los miembros de la comunidad y a tender puentes entre las familias, los barrios, los grupos comunitarios y los prestadores de servicios.
  • El jefe McMillin ha comprometido al departamento de policía a ser un modelo de legitimidad y justicia procesal, que sostiene que la verdadera autoridad no proviene del uso o de la amenaza del uso de la fuerza sino de la confianza de la comunidad. Según un informe de KSBW-TV reciente: "El método reconoce que la gente quiere sentirse escuchada y respetada, y quiere saber que sus policías son neutrales y de confianza." El Departamento de Policía de Salinas fue el primero de la Costa Oeste en formar a todos los funcionarios en cuestiones de legitimidad y justicia procesal.
  • El Departamento de Policía de Salinas es uno de los pioneros en el uso de la estrategia de la Operación de Cese al Fuego, que ha derivado en una reducción drástica de la violencia en ciudades de todo el país, mientras que ha mejorado las relaciones entre la policía y las comunidades que atiende. El creador de la Operación de Cese al Fuego, David Kennedy, menciona a la Policía de Salinas en su libro revolucionario Don't Shoot: One Man, A Street Fellowship, and the End of Violence in Inner-City America.
  •  El jefe McMillin fue reconocido por la Casa Blanca en 2012 como un Abanderado del Cambio. El reconocimiento obedeció a su labor para prevenir la violencia juvenil dentro de la comunidad a través de la Operación de Cese al Fuego y la estrategia CASP.

 

Question of the Day

How do I contest a parking citation?
 
You may request an Administrative Review.
 
How much time do I have to contest a citation?
 
Payment or an administrative review is required within 21 days or further penalties will be assessed. If you fail to request a review or pay the citation as directed, vehicle registration will be withheld.
 
How do I obtain a copy of a citation?
 
You may obtain a copy by calling (831) 758-7363.  If no...

Our Latest News via Twitter